Responsive image

En 2012, el porcentaje de mujeres con tesis leídas en el área de salud era del 56,4% y ha disminuido levemente desde 2008 (57,8%). En EU-27 el porcentjae alcanzaba el 58,8%, según el informe She figures de ese año (a diferencia de España, con tendencia al aumento desde 2008).

Según el She figures de 2015, el porcentaje de mujeres investigadoras españolas ha evolucionado positivamente en las ciencias médicas. En 2005, representaban el 40% y en 2012 el del 42% en el sector de la educación superior. En 2005, en el sector gubernamental, representan el 49% y ha ido ascendiendo hasta el 54% en 2012.

La proporción de mujeres en posiciones de mayor autoridad (grado A) en 2013 constituía el 23,9% (después del área de humanidades, es el porcentaje más alto). Comparado con el porcentaje de mujeres sénior en el campo de las ingenierías (11,5%) que es el porcentaje más bajo, esta representación parece bastante favorable, sin embargo, debemos relacionarlo con el 42%-49% de mujeres investigadoras que podrían conseguir una posición sénior y no lo son. En definitiva, sólo hay 357 mujeres en categorías senior frente a 1.134 hombres en categorías A.

En cuanto a la participación de las mujeres en la búsqueda de financiación. Según She figures de 2013, en España y en las ciencias médicas, las mujeres que aplicaron a fuentes de financiación fueron 1042 frente a 797, las mujeres que consiguieron alguna de esas fuentes fueron 253 y 235 hombres. Por tanto, la tasa de éxito de los hombres es de 29.5% y la de las mujeres de 24,28% por lo que puede concluirse que las mujeres aplican, pero no tienen tanto éxito como los hombres en esta área del conocimiento.